0

La anovulacion

Alteraciones de la ovulación

El funcionamiento normal del proceso de ovulación se puede ver alterado por dos problemas que son muy frecuentes en el ciclo menstrual de una mujer. El primer problema lo identificamos como la disovulación o ovulación irregular y el segundo problema es la anovulación o ausencia de la ovulación.   Ambos afectan el sistema reproductor femenino teniendo como consecuencia la pérdida de la fertilidad. Esta es muy importante para una mujer, porque al ser estéril perderá la posibilidad de ser madre y dejar descendencia. Antiguamente una mujer estéril era desapreciada y repudiada por su marido al no conceder la descendencia deseada, en cambio hoy día las cosas han cambiado por fortuna y una mujer tiene otros derechos reconocidos y no es desconsiderada como ocurría antiguamente. Además, en la actualidad existen muchas posibilidades de identificar los problemas de salud debido a la evolución y la utilización de medios dotados de última tecnología en la medicina. De esta forma se puede prevenir y curar la infertilidad. Pero, ¿cómo nos damos cuenta de que tenemos problemas de ovulación?

La regularidad mensual es un medio que ayuda a darnos cuenta de si tenemos o no un problema de ovulación. Una mujer, a partir de los 20 años, debe tener una menstruación regulada. Cumplida esa edad, nota que su menstruación es irregular, es decir la regla baja el primer mes a los 25 días, el siguiente mes a los 31 días, el siguiente no se le baja, pues en ese caso seguro que tiene un problema. Para averiguarlo a ciencia segura tiene que acudir al ginecólogo. En principio, no debe asustarse porque cualquier cambio en el organismo nos tiene que preocupar pero no tenemos que exagerarlo hasta no consultarlo con un especialista. Por otro lado, si notamos esos cambios y por la juventud lo ignoramos es un error por nuestra parte, para ello hay que ser un intermedio entre la exagerada preocupación y la ignorancia. Aunque la ignorancia la considero más peligrosa, porque si realmente padecemos un problema de ovulación con el paso del tiempo es más difícil de curarlo. Otro medio para averiguarlo es la realización de un ultrasonido seriado. Habitualmente este se realiza en los días 12, 14 o 16 del ciclo menstrual.

Un estudio hormonal es otro medio mediante el cual se puede determinar la existencia de un problema de ovulación. Los medios enumerados arriba nos ayuda a darnos cuenta que tenemos un problema de disovulación. En cambio cuando una mujer tiene un problema de anovulación lo que le pasa es que no se le baja la regla. Esto se debe a tres causas: ováricas, hipofisarias y hipotalámicas. La primera causa es la más frecuente y se debe a la existencia de ovarios poliquísticos. Es decir, los folículos se desarrollan, llegan a la superficie del ovario pero no se rompen lo que produce su acumulación en la superficie del ovario. El hecho de que no se rompa el folículo significa que el óvulo no se libera y esto tiene como consecuencia la imposibilidad de quedarse embarazada, además el cuerpo lúteo no se produce y esto significa que la regla puede retrasarse o no venir. Para conocer si tenemos este problema es necesario realizar unas pruebas específicas porque no es muy fácil de detectar. El exceso de hormonas hipofisarias o la existencia de un defecto congénito conllevan a la ausencia de producción de la hormona estimulante del folículo provocando que la ovulación no se produzca. Esta causa no es muy difícil de detectar ya que no se le bajara la regla y, en ese caso usted se preocupara con razón. Al igual ocurre con las causas hipotalámicas. La glándula hipotálamo y la hipófisis controlan la ovulación, si existe un mal funcionamiento entre estas dos, el resultado es la ausencia de ovulación. Bien es cierto que no se conoce exactamente qué mecanismos provocan el cese de la menstruación pero parece que el cuerpo envía una señal al cerebro mediante cual alerta que el nivel de energía es bajo y es mejor que no se produzca la menstruación. Ahora bien para combatir estos problemas y que la ovulación se produzca tenemos que acudir a los especialistas y hacer las pruebas necesarias para averiguar cuál es el problema concreto con el que nos confrontamos y encontrar el remedio o tratamiento más adecuado.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *